Follow by Email

domingo, 30 de noviembre de 2014

crisis del sistema medico ortodoxo

 Uno de cada Cuatro americanos se ha apartado radicalmente de la medicina ortodoxa la causa principal reside en que en USA son las personas las que pagan a los médicos, hospitales etc., por lo tanto elijen lo que mejor les funciona, en este caso prefieren los tratamientos NO Alopáticos.
 Desde  medicinas de la china o la india, pasando por técnicas de energía, naturópatas, herboristas, quiroprácticos, homeópatas, tratamiento craneosacral etc.


Si tres cuartos de la población USA se desliga de la medicina  alopática, podemos considerar un fracaso a nivel de aplicación de interacciones y actuaciones medico-paciente, sobre todo porque se centran en los síntomas y no en las personas, y ofrece el mismo tratamiento, e ingesta de pastillas para personas con mismos síntomas, sin prestar atención a las individualidades, complejidades y unicidad, de cada persona, al contrario de la medicina holística, la cual considera al enfermo como un ser global cuya raíz espiritual hay que nutrir, y no sólo como un cúmulo de síntomas físicos aislados a erradicar.


La voluntad de curación del individuo juega un papel esencial, en lugar de constituir un estado negativo en el que el enfermo es víctima de un agente extraño, frente al cual su cuerpo nada puede hacer sin la ayuda externa de las nuevas tecnologías y un exceso de medicamentos.


En Europa las personas comúnmente utilizan lo que les ofrece su seguridad social, compañía de seguros, asentadas en la medicina alopática y tratamientos ortodoxos. Por varias causas, mayoritariamente por motivos de ahorro económico, por inercia social, asociaciones cognitivas, culturales; repetición de paradigmas tradicionales.


         Es mejor y más barato una educación de salud preventiva.


Guillermo Peña A.

                                   www.entrenandolavista.com 

Nuestros estilos de vida afectan nuestra salud

Nuestros estilos de vida y opciones emocionales, forman la base de nuestro estado de salud física o  de enfermedad. Estos estados tan solo muestran la punta del iceberg.

 Para comprender  completamente nuestra condición física, debemos indagar por debajo de la superficie de nuestro estilo de vida (nuestros hábitos alimenticios, nivel de ejercicio, adicciones; al alcohol, la comida, la adrenalina, compras, drogas, etc.), nuestras creencias  (los pensamientos, sentimientos, actitudes y paradigmas).


 Directamente podemos constatar que nuestro estilo de vida contiene la influencia más inmediata y directa en nuestra salud física.

Esto combinado con predisposición heredada por nuestro clan familiar, tribal, a ciertas enfermedades, malas elecciones de estilo de vida, añaden la posibilidad a sufrir más estragos en nuestra salud física.

 Está demostrado que estilos de vida saludables nos conducen, generalmente, a un estado de bienestar y de salud física óptima.

 Si trabajamos en exceso (trabajo-alcohólicos) comemos en exceso, bebemos en exceso, nuestros días se suman con niveles mínimos de ejercicio, estos estilos de vida poco saludables, acumulando estrés y conflictos,  contribuimos en gran medida a  incrementar el riesgo de enfermedades del corazón, derrames cerebrales y cáncer. 

Por lo tanto, podemos atrevernos a llamar a estos grandes asesinos de hoy,  enfermedades de elección.

¿Que nos lleva a elegir estilos de vida destructivos?


 ¿Por qué, a sabiendas, elegimos una forma de vida que es perjudicial para nosotros?

 La respuesta es, que en la mayoría de los casos, lo hacemos “inconscientemente".  Repitiendo hábitos y patrones adquiridos.

 Nos llega, entonces la siguiente pregunta;
¿Qué es lo que impulsa a estas elecciones en su mayoría inconscientes?

 Las compulsiones más profundas que impulsan nuestro estilo de vida  reflejan los pensamientos, sentimientos, actitudes y creencias  acerca de nosotros mismos, los demás y el mundo en que vivimos.

 Nuestro estilo de vida se convierte en el  un estado de ánimo alterado visitado por sentimientos incómodos, pensamientos temerosos y conflictos entre quienes somos realmente y nuestras acciones, lo cual produce desgaste y consume mucha energía.

 Así, comer en exceso puede materializarse como una manera de evitar dolor interior, soledad, tristeza, conflictos o sentimientos de rechazo. Podemos ahogar nuestro pesar, ansiedad, por el consumo excesivo de alcohol, cigarrillos etc.; con el fin,(de duración breve) de desligarnos del miedo, la soledad, ansiedad, conflicto, frustración, vacío.

Las opciones de estilo de vida se forman, también, con las decepciones, los dolores y temores y escudos de protección que creamos para protegernos de los demás, los cuales, acaban aislándonos.


 Os recomiendo escribir, como una opción de buenos propósitos para el año entrante, algunas de las opciones de estilo de vida poco saludables que estén alterando tus estados de ánimo, tu salud.

 Una vez los hayas anotado pregúntate: ¿Hay una manera diferente, más saludable más satisfactoria para hacer frente a cualquier pensamiento incómodo, a los sentimientos que pueda estar experimentando?

El reconocer lo que me ocurre es el primer paso para cambiar a mejor.

Hoy en día existen técnicas sencillas y eficaces que te ayudan a liberarte, programar patrones de hábito nuevos y subir tus estados de ánimo.

Energistas profesionales pueden ayudarte a aplicarlas, y, apoyar tu proceso de cambio.
Guillermo Peña A.



                  

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Agradecimiento

Cuando somos conscientes de los dones de cada día; la naturaleza, el aire, la luz del sol, nuestras relaciones, nuestros maravillosos cuerpos.

 Nos volvemos cada vez más receptivos, más a la escucha de lo que “es”; el momento presente.



 Estamos abiertos, absorbiendo todo lo que está a nuestro alcance y al mismo tiempo aprendiendo a desarrollar reciprocidad, gratitud y  generosidad.

Agradezco esta posibilidad que nos ofrece la red para comunicar e interconectar.

 Os envió y deseo toda la amabilidad, abundancia y bendiciones a tod@s vosotr@s.

Guillermo Peña A.

                     www.entrenandolavista.com

lunes, 24 de noviembre de 2014

Empecemos a barrer

Estamos viviendo con profundas auto-preocupaciones mezquinas, sin conexión con lo que es eterno y verdadero....

Solemos deambular en mundos de fantasía, productos de la imaginación en escape, o del estrés acumulado,  ignorando la realidad.

La imaginación y las fantasías que crea, actúan como una especie de consuelo; parece compensarnos del temeroso miedo, conflictos, del mundo vacío en el que vivimos hoy en día.

 Vivir con estos niveles de imaginación escapista  del temor al futuro, o, en las ciénagas del pasado, es la causa de nuestro dolor común.

Es tu vida, tu trabajo, en todo momento  recibimos de la vida lo que se siembra en ella; si no te gusta lo que la vida te da, aprende a pedir algo nuevo.

Te propongo de ahora en adelante, se consciente y desafía cualquier perturbación oscura, para  así, empezar a dirigir tu vida.


Guillermo Peña A.

           www.entrenandolavista.com

viernes, 21 de noviembre de 2014

Nuevos Propósitos

Existe en nosotros un espacio interno de seguridad.

Cuando nos mantenemos en ese lugar, los sentimientos oscuros no pueden afectarnos.


Esa posición siempre ha estado ahí, esperando por nosotros para ser encontrada.

Es el lugar donde reside el verdadero yo.

Las creencias paradigmales que nos impregnan nos lleva a entender erróneamente, que sólo tenemos dos opciones abiertas: ya sea aguantar de pie y sufrir, o huir y sufrir, con nuestros problemas.

Nosotros siempre escuchamos a la voz gregaria de estos paradigmas histórico sociales cuyo lenguaje interior es el de "someternos al sufrimiento".


Cuando, como ovejas pasivas, subordinadas a estos mandatos heredados, cuyo único objetivo es comer, socializar, aparearse, y seguir lo que siempre hace el rebaño, nos posicionamos en consecuencia, y terminamos justo en el medio del campo de batalla.

 Cuando nuestro nuevo propósito es vivir la vida superior, nuestra atención se eleva por encima del rebaño.

Nuestra búsqueda nos llevará a una nueva posición, donde podemos encontrar una vida libre de sufrimiento, así como experimentar una nueva energía y propósito en nuestras vidas.

Guillermo Peña A.

          www.modernmeditation.es
                   

         www.entrenandolavista.com

jueves, 20 de noviembre de 2014

TRATAR AL PACIENTE NO A LOS SINTOMAS.

TRATAR AL PACIENTE NO A LOS SINTOMAS.

Un paradigma emergente en la Medicina alopática.




Muchos  Médicos están familiarizados con esa vaga sensación de malestar que a veces surge cuando se mira el historial clínico de algunos pacientes antes de una visita al consultorio.

Personas  que se presentan con quejas comunes como la fatiga, cansancio, dolor crónico, ansiedad, depresión y nada de lo que les prescriben les hace mejor.

El sentimiento de malestar proviene de nuestra frustración por nuestra incapacidad para ayudarlos.

Las enfermedades crónicas complejas siguen aumentando en prevalencia, lógicamente aparecerán en consulta más y más de estos pacientes.

 Si seguimos  utilizando sólo el enfoque de la medicina convencional para el tratamiento de estas personas, la mayoría de ellos no mejorara.

Un mismo síntoma puede tener causas innumerables; por lo tanto, no tiene sentido tratar a todos los pacientes que tienen síntomas que con la misma medicación.

 Este enfoque está diseñado para suprimir los síntomas y no hace nada para corregir el problema subyacente.

El nuevo enfoque de la medicina emergente debiera analizar las posibles causas de la disfunción crónica y indagar una solución que se dirige a la causa.

Esta aplicación de la Medicina  está demostrando a los que la aplican cómo se pueden lograr resultados sorprendentes con los pacientes.


Fuente; IFM Medical Education Team
                                        
                                                www.entrenandolavista.com

jueves, 13 de noviembre de 2014

¿Cómo hago para hacer un bien en este mundo?


Una de las claves para vivir una vida vital y saludable es la búsqueda de nuestra propia plenitud de expresión, durante el transcurso de nuestra vida.

Podemos sufrir (al experimentar fracasos, rechazo, pérdidas, dolor), también, podemos sufrir en la búsqueda de nuestros valores y sueños, entregándonos a la vitalidad que nos ayuda a encontrar sentido y plenitud más allá de nuestro sufrimiento.

Para ello hagamos  esas cosas que dan sentido, propósito, a la vida.




Hagamos las cosas que ayudan a hacer del mundo un lugar más hermoso.



 Hagamos cosas que den como resultado un sentido más profundo, más rico de lo que es bueno y significativo en la vida.



Recordemos que incluso aun experimentando nuestras propias tragedias personales, 
podemos ayudar a hacer del mundo un lugar más hermoso.


Guillermo Peña A.
                               www.entrenandolavista.com 

viernes, 7 de noviembre de 2014

Eleva tu relación contigo mism@

Cuando estás molest@, enfadad@, tu atención está pegada a la fuente de tu irritación, y durante esos momentos no tienes conciencia de tí mism@. Estas orientad@ hacia el exterior con el fin de justificar tu agitación interior.


Cuando achacas a otra persona el ser el/ella, la responsable de esta irritación, en realidad estas inmers@ en tu experiencia del momento.

 Lo que estás experimentando no es producto de la otra persona, es el contenido de tu propia experiencia.

Este es el momento de revertir tu atención, lo que significa poner tu conciencia plena en ti mism@.

 Podemos resumirlo con la sabia frase; “antes querer quitar la paja del ojo de tu vecino quítate la viga que tienes en el tuyo propio”.

Guillermo Peña A.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Falso Yo

Este personaje ficticio y falso, que constituye lo que yo creo que soy, y me convenzo que soy; mi falso yo, siempre encuentra maneras de crear las condiciones que necesita para hacerse sentir importante a sí mismo.
Nov. 2014 Guillermo Peña A.

La conocida y repetitiva sensación de hundimiento de estar solo, esa sensación terrible de insuficiencia, esos pensamientos temerosos preocupados ... ninguno de ellos, ni uno solo de ellos tiene que ver con quien realmente eres.

Sí, la sensación que sientes es real, el por qué es una mentira.

Nos hace vivir en un estado de identificación inconsciente con los siguientes estados:

* El de víctima perpetua.


 * No hay respiro ni se puede obtener un descanso.

*  Encontrarse demasiado débil para caminar lejos de lo que nos está destrozando. 

 *  Permanecer en un lugar claramente equivocado para nosotros, en el cual nos quedamos, por temor a encontrarnos en algún lugar peor.

Estas falsas identidades construyen un falso sentido del deber que uno debe ser fiel a estas identificaciones, a pesar de que puede llevarnos a la propia destrucción.

Nos hemos identificado inconscientemente con una sensación ficticia de nosotros mismos.

Las partes de nosotros que "creen" en su insuficiencia, en su incapacidad para hacer cambios significativos en nuestra vida, también son las mismas que nosotros enviamos en busca de soluciones para el sufrimiento que engendran.

Por ello es de la máxima importancia el reaccionar despertarnos y recordar nuestra verdadera identidad, nuestro verdadero ser.

 Derrumbando los escudos y las barreras que hemos construido, las cuales nos separan y alejan de la conciencia de nuestro verdadero ser.


Guillermo Peña A.
                                  

miércoles, 5 de noviembre de 2014

alegría y felicidad

 En un estudio realizado por el British Medical Journal, en conjunto con científicos de la Universidad de Harvard y de San Diego, muestra que la felicidad se propaga fácilmente a través de las redes sociales de los miembros de la familia, amigos y vecinos. Llega a la conclusión de que si hay alguien que es feliz a tu alrededor con el cual tienes una buena conexión aumenta tus probabilidades de felicidad en un 9,8 por ciento.


 El  Dr. Candace Pert como neurocientífico y farmacólogo, identificó lo que llamó las "moléculas de la emoción", y documenta cómo nuestros pensamientos crean una química interna que, o bien,  se agita y nos desequilibra, o bien, nos ayuda a sanar y entrar en estados de paz interior, tranquilidad y felicidad.

Este estudio destaca también que cuando estamos sumidos en nuestra propia infelicidad, nos hacen daño a los demás, incluyendo a las personas que ni siquiera conocemos.



 Cuando somos más alegres, no sólo nos ayudamos a nosotros mismos, ayudamos activamente a nuestro entorno.