Follow by Email

jueves, 29 de enero de 2015

Umberto Pellizari


Pelo como lo llamamos los amigos, es un gran propiciador de paradigmas emergentes, recuerdo que me comentó una vez que cuando estaba en apnea a 100m. De profundidad su corazón latía a 6/7 pulsaciones por minuto. A esa profundidad es un sonido muy potente. Cuando la fisiología clásica decía que menos de 25 latidos/min. Un ser humano muere. A raíz de ahí empezaron a estudiar los mamíferos marinos, los cuales como por ejemplo, la foca, en el suelo tiene 200 pulsaciones minuto y a 100m. de profundidad 60. Gracias Pelo por demostrar que el ser humano es tan extraordinariamente adaptable.

             www.waichivision.com           www.waichi.es       www.soquaki.org

                                          http://entrenandolavista.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario