Follow by Email

lunes, 15 de diciembre de 2014

Enseñar

Todo lo que haga una persona  para ayudar o alentar a alguien en el camino, fortalece y anima a ambos.
 De esto no hay duda.


 Todas las cosas buenas vienen a aquellos para los que el bien es todo.

Bajo ninguna circunstancia se debe tratar de enseñar algo a los demás, sin que lo hayan solicitado.

Este tipo de enseñanza viene de la parte equivocada de nosotros mismos y es un acto secreto de  agresión y  arrogancia.

Aprendamos a saborear la diferencia. Y… La verdad se hará cargo del resto.

A veces lo más difícil, y al mismo tiempo lo más verdadero, que podemos hacer en esas circunstancias,  es  dejar  que las otras personas aprendan por ellos mismos lo que es verdadero para ellos.

A veces se intenta "ayudar a los demás",  tratando de cambiar a los demás, de acuerdo a nuestras propias ideas de lo que los demás deberían ser.


 Cuando hacemos esto, no sólo  creamos resistencia en las personas a las que nos dirigimos, sino que nos mantenemos adormilados hacia  nuestro propio interior, y, a ambiciones equivocadas de nuestro falso yo.

Guillermo Peña A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario